Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación Política de Cookie

aceptar

Juegos para todas las edades. ¿Estimulamos tu mente?

list En: Novedades En:

Jugar es parte de la naturaleza humana. Para muchas personas jugar es algo propio de ser niños y existe la creencia errónea de que hay que dejar de lado el juego al crecer y madurar. Pero jugar no es exclusivo de los niños, el juego es saludable y beneficioso en cualquier etapa de nuestra vida.



Jugar a cualquier edad no es nada nuevo. El juego siempre ha estado presente en la historia de la humanidad sin conocer límites de edad, véase el juego de las tabas (huesos que utilizaban y tiraban como si fueran dados) para distraerse y superar una hambruna en el siglo V a.C.

Hoy en día, los juegos se utilizan para potenciar ciertas capacidades, como métodos de entrenamiento y resolución de problemas, ayudando a mejorar nuestra memoria o nuestra orientación espacial y percepción visual. 

El juego está presente en todas las culturas y lo encontramos con una variedad ilimitada de formas de jugar: juegos individuales, grupales, al aire libre o en espacios cerrados, juegos para ejercitar el cuerpo o la mente, de competencia o cooperativos.



Es fundamental para la etapa infantil y ayuda al correcto desarrollo tanto físico como intelectual de los niños. Pero los adultos también se benefician del juego, ya que está considerado una forma de terapia en adultos y personas de la tercera edad. Por eso, los expertos señalan la importancia de jugar durante toda la vida. 

Y es que el juego es una herramienta de terapia con mucho éxito para tratar la depresión y la ansiedad, así como hacer un poco más felices a nuestros mayores. Además, jugar es una buena forma de prevenir y tratar el estrés o de inspirar a nuestra mente cuando necesitamos momentos de creatividad. 

Cuando somos niños, el juego es un medio de aprendizaje de habilidades cognitivas, sociales y motoras, es la forma con la que nos comunicamos con el mundo. Exploramos a través del juego cómo funcionan las cosas, desarrollamos el pensamiento lógico, el lenguaje y otras habilidades. 

A partir de la adolescencia, el juego pasa de ser una herramienta para el aprendizaje y desarrollo a un medio de sociabilización para crear lazos con personas afines y afianzar vínculos con los demás. Pero también, en la etapa adulta el juego nos sirve como escenario para experimentar realidades diferentes a las nuestras y algunos requieren trabajo en equipo. Esto nos permite empatizar y sentirnos identificados con el resto de jugadores, de manera que mejoran nuestras relaciones con ellos. En otras palabras, los juegos crean un ambiente donde se hace necesario el desarrollo de herramientas de cooperación, gerencia y administración de recursos, fortalecemos lazos, seguridad y confianza en nosotros y en los demás, habilidades imprescindibles en el día a día de la vida real. 



Son muchos los beneficios y ventajas de jugar durante todas las etapas de nuestra vida, pero una de las más importantes es que nos permiten crear vínculos de unión con otros jugadores de distintas edades y que tenemos en común el juego como forma de aprendizaje.

Todos los juegos, sea cual sea la habilidad que trabajen o la mecánica y componentes de los que estén compuestos, son una forma de ver el mundo desde otra perspectiva y nos abre un amplio abanico de posibilidades distintas a lo que vivimos en nuestra realidad. 



Seguir jugando de adultos nos permite continuar potenciando nuestra creatividad y/o inteligencia, así como aprender nuevas competencias y habilidades. No perdamos la costumbre de jugar como niños durante toda la vida y estimulemos nuestro cerebro de la mejor forma posible… ¡JUGANDO!

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña